Un clima favorable que evite manifestaciones

Hace unos días, en mi estado de desconexión mental por maternidad y confinamiento, recalé en Twitter y vi que «Golpe de Estado» era Trending Topic. Enredada como estoy con mis terrores puerperales elevados a la enésima potencia, pensé que los peores presagios se habían cumplido. Pero no. Afortunadamente no.

El supuesto golpe de estado lo habría vuelto a dar la Guardia Civil, pero esta vez se supone que sería la otra parte de la Guardia Civil, si es que existe esa otra parte supuestamente socialista dentro de este cuerpo. Y las atribuciones venían dadas por las declaraciones del Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, José Manuel Santiago, que dijo en rueda de prensa que trabajaban por «minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno».

El revuelo que se armó fue de aupa: mordazas, censura, liberticidio… Todo ante una frase recogida, para mi gusto, con una precisión exquisita. ¿Qué gobierno no pretende que sus actuaciones sean compartidas por la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas? ¿Qué gobierno se puede permitir un clima mayoritario y sostenido contrario a medidas tan drásticas como están tomando los países a lo largo y ancho del planeta? La respuesta es ninguno. Y por eso están procurando, con todos los medios a su alcance, que el clima sea positivo a su gestión.

Porque, ¿qué es lo que ocurre cuando no lo es? Pues que se convocan manifestaciones para protestar contra las medidas como a la que está llamando el Moviment Cívic 12 d’octubre y a la que espero no acuda nadie. Supongo que esta convocatoria tiene su espejo en otras tantas, como la de hace unos días en Pensilvania donde las dementes declaraciones del presidente del país, Donald Trump, están llevando a la gente a levantarse contra las medidas de prevención de los gobernadores.

Al fin y al cabo son movimientos interesados que están alentados por actores a los que le beneficia especialmente que se levanten las medidas de confinamiento o por organizaciones y partidos que buscan desgastar a los distintos gobiernos aprovechando el clima de miedo y dolor que provocan los miles de muertos de esta pandemia.

Y tener a la opinión pública a favor de las medidas de contención, facilita que este tipo de iniciativas no sean secundadas de forma mayoritaria y que los pueblos no se echen a las calles clamando contra unas medidas que probablemente les estén salvando la vida.

* He localizado una entrada de wikipedia dedicada a las protestas contra las medidas preventivas del coronavirus. De momento la dejamos en cuarentena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 8 =

Sobre mí

Ana González

El gusto por escribir lo desarrollé intercambiando cartas con las amigas que había dejado atrás en mi pueblo de Badajoz. Tenía 9 años. Abrí mi primer blog cuando los blogs aún no existían. Y ahora, después de dejar por el camino un montón de cadáveres y zombies digitales que pretendían ser bitácoras, abro de nuevo esta ventana al mundo.